Conservación del valor

Admonter trabaja a medida. Desde 1972.

Estructuras estables, productos duraderos. Una cosa conduce a la otra.

El origen de Admonter se remonta a décadas atrás. Para ser exactos, a hace siglos. Porque en el entorno rico en bosques de Admont se procesaba madera desde entonces. Desde 1874 ya de forma industrial. Y desde 1972 también por la Stift Admont Holzindustrie (industria maderera de la abadía de Admont), abreviado STIA. En octubre de 2017 se modificó el nombre de la empresa y la forma jurídica a Admonter Holzindustrie AG. Como Admonter somos una explotación económica de la abadía de benedictinos de la localidad. Fabricamos suelos de madera natural, tableros, escaleras, revestimientos de paredes y techos, placas acústicas y puertas interiores: todo de madera auténtica de alta calidad. Nuestros productos de madera natural se han hecho con un nombre especial: Admonter. Este nombre es una indicación del origen y de compromiso al mismo tiempo. Garantiza la fabricación exclusiva in situ. Ello asegura la alta calidad de los productos y el bienestar de una región. Unos conocimientos artesanales que han crecido durante generaciones se mantienen vivos, de ese modo, y se continúan explotando. El pensamiento a largo plazo de los benedictinos surte efecto dos veces. Económicamente y ecológicamente. Nuestros clientes reciben la certeza de una certificación PEFC: La madera que procesamos procede únicamente de bosques cultivados de forma sostenible.

Ideal de la Empresa

Nos sentimos orgullosos de nuestra tradición cristiano-social de 1000 años. La protegemos. Nos acompaña en el camino hacia la modernidad. Somos conscientes de la responsabilidad frente a nuestros empleados y socios. Con ellos cuidamos un trato abierto y sincero. El establecimiento de relaciones a largo plazo en las que la confianza y la equivalencia constituyen los pilares, se encuentra en el punto central del trato con los socios comerciales. Nuestra máxima meta es la satisfacción de los clientes. Nuestra comunicación es amistosa, eficiente y basada en el respeto mutuo. Las decisiones tomadas se implementan también de forma conjunta. La naturalidad y la sostenibilidad son requisitos previos para la selección de nuestras materias primas, de las que creamos nuestros productos de la máxima calidad.

Crónica de la empresa

Fundación: 1972

 

Propietario: Abadía de benedictions de Admont

 

Directiva: Gerhard Eckhart

 

Empleados: aprox. 280

 

Volumen de negocios: 56 Mio. € (2020)

 

Producción: Suelos de madera natural, tableros, escaleras, revestimientos de paredes y techos, placas acústicas y puertas interiores: todo de madera auténtica de alta calidad.

 

Marca: Admonter

 

Mercados: Tasa de exportación: 70%, mercados principales: Austria, Alemania, Italia, Suiza

 

Círculo de clientes: Comercio mayorista especializado; arquitectos y proyectistas

Un emplazamiento con la máxima constancia.

Desde hace casi 1000 años en Admont se halla una Abadía de Benedictinos. Ellos fueron también los que fundaron en 1972 la empresa de procesamiento de madera en la Abadía de Admont, abreviado STIA, la empresa detrás que se encuentra detrás de la marca Admonter. Hasta el día de hoy siguen siendo sus propietarios de forma inalterada. Una explotación con una base sólida es algo que se da por supuesto para ellos. Esto les otorga la mayor estabilidad posible tanto a las personas que trabajan aquí como a los productos que ellos fabrican.